22.3.09

Capitulo 4. Inseparables.

Al dia siguiente abri mis ojos y una sonrisa ilumino mi dia. Y aunque

escuchaba la lluvia tras mi ventana, todo en mi cara era completa felicidad. Por mi

mente volvian una y otra vez las imagenes de aquel bello momento. Era feliz,

estaba enamorada.


La facultad seguia en huelga y al parecer mas tarde regresaria Angeles.

Tenia miles de cosas que contarle. No queria levantarme de la cama, solo

queria seguir recordando el momento. De pronto estaria lleno de preocupacion y

enojado. Mientras me acercaba al telefono iba pensando en todos y cada uno

de los pretextos que pondria.

-¿Si?-conteste aun con la voz adormitada.

-¿Cuanto tiempo durara la huelga Megara? Pero sobre todo ¿Cuando tenias

pensado avisarme?-escuche la voz de papa llena de molestia.

-Apenas me entere ayer papa-conteste tranquila- y no se tiene contemplado

que tiempo, asi como puede terminar hoy, puede ser mañana, dentro de una

semana o quizas un mes-un bostezo repentino salio de mi boca.

-Ayer ¿Donde estuviste ayer si no hubo clases?- su voz aun sonaba molesta.

-Angeles y Adrian me llevaron a conocer un poco la ciudad-una pequeña

mentira no hara daño pense.

-Estuve marcando por mucho rato. Me tuviste con demasiado pendiente-dijo

preocupado.

-No te preocupes papa estoy bien. ¿Mama aun no se ha puesto en contacto

contigo?-quise cambiar de tema drasticamente.

-Supongo llamara mas tarde, le dare el numero para que este en contacto

contigo-callo un momento-Megara procura enterarte que tiempo estara la

huelga, si es largo quiero que estes en casa a mas tardar mañana-

-pero papa-conteste resignada y pense un largo rato, solo podia escuchar

nuestras respiraciones al telefono-esta bien, me alistare e ire a preguntar a la

facultad- una mueca se forjo en mis labios.

-Cuidate Meg, te extraño y te quiero-

-Yo igual papa-

Colgamos el telefono y estuve parada junto a el un largo rato. Era de pensarse,

siempre he pensado que cuando ries mucho al dia siguiente la tristeza se

vuelve a apoderar de ti.



Prendi el CPU y mientras cargaba comence a arreglarme. Puse la

musica a todo volumen y me servi un gran tazon de cereal. Me sente al

comedor mientras sonaba la musica. Comenzo a sonar0" La Vie En Rose" de

Louis Amstrong por inercia me levante de la silla y comence a bailar

alrededor de la pequeña sala mientras deseaba intensamente ver a Adrian.

Moria por besar de nuevo sus labios y por estar toda la tarde recostados en mi

cama viendo peliculas. Lo deseaba con tantas fuerzas, con las mismas fuerzas

con que desee aquella ocasion que lloviera para que se atrasara el vuelo de

mama. Y de pronto tocaron a mi puerta.



Me asome por la ventana contigua y no podia creerlo. Era el, con una

pequeña cajita. Era el con un regalo. Me acerque a la puerta y la abri. Nos

miramos fijamente y ambos nos ruborizamos, creo que aun no podiamos creer

lo que estabamos viviendo.

-¿Puedo pasar o me dejaras aqui fuera todo el dia?-me miro mientras daba

un paso adelante, sonrei y lo deje pasar.

-Bienvenido a mi humilde hogar-dije mientras señalaba el pequeño

departamento.

-Muy acogedor-me dijo mientras acercaba sus labios a mi frente y los besaba-

te traje un pequeño presente-extendio sus manos con la pequeña caja. Antes

de tomarla decidi cerrar la puerta, la lluvia comenxaba a salpicar nuestros pies.

-Toma asiento-le dije señalando una de las sillas del comedor.

-Abre tu regalo por favor-contesto mientras tomaba su lugar.

-¿Sabes? Es injusto, yo no tengo un regalo para ti-dije un poco decepcionada.

-No puedes darme un mejor regalo mas que el hecho de que correspondas a

este loco amor- sonrio y volvio a señalar la caja.

La tome entre mis manos y comence a deshacer el moño. La abri con cuidado

y dentro de ella se encontraba una caja un poco mas pequeña con una

orquidea dentro. No podia creerlo. Las orquideas eran mis flores favoritas.

-¿Como lo supiste?-pregunte impresionada.

-No lo se-rio burlonamente.

-Gracias-lo mire y me acerque lentamente a sus labios. Un simple roce y

parecia que salian chispas entre los dos.

-tambien traje peliculas-me dijo mientras alejaba mi rostro de el.

-Asi que esta tarde estaremos encerrados-comente un poco decepcionada.

-Meg, el clima no esta a nuestro favor-dijo un poco serio-a parte debemos de

disfrutar el ultimo dia de descanso, papa me comento que mañana

reanudaremos las clases-

-¿Y Angeles? ¿Cuando regresa?-

-Hoy por la noche, motivo tambien por el cual debemos aprovechar el momento

a solas-me dijo mientras tomaba mi mano.

-OK-lo mire y sonrei.



Asi que el dia volvia a ser perfecto. Una tarde completamente para los

dos, no tendria que regresar con papa porque mañana volveria a clases y no

estaria preocupado porque el momento en que marcara estaria aqui

encerrada. Prepare unas palomitas y nos fuimos a acomodar todo a mi

habitacion. De nuevo el sueño se repetia, habia deseado estas cosas y

nuevamente se estaban cumpliendo. Y eso me mantenia feliz.

-¿Y que peliculas tienes pensado que veamos?-

-Unas cuantas-comenzo a buscar en su mochila los dvd´s-"Lo que el viento se

llevo","Cumbres borrascosas","Romeo y Julieta" y "Antes del Amanecer".

-Vaya-respondi sorprendida-no sabia que eras un romantico empedernido-

-Considere que estos titulos eran perfectos para una tarde de lluvia con mi

novia-me miro mientras rodeaba sus brazos un mi cintura.

-Tu novia-susurre-ese si que es un lindo titulo. Y cerramos nuestra breve

conversacion en un largo y exquisito beso.



La tarde paso rapidamente. Todas y cada una de las peliculas tenia su

historia de amor. De momentos me quedaba viendolo fijamente. No podia creer

que habia sido cautivada por tan perfecto ser. No podia creer que el se viera

cautivado por mi. Verlo recostado en mis piernas, sentir suave y lacio

cabello entre mis dedos. Comentabamos de todo de las peliculas, la historia, el

amor. Seco unas cuantas lagrimas derramadas cuando alguna escena me

conmovia.



Y asi aquel ultimo dia de "descanso" por asi decirlo paso tal lo cual

queria. Al lado de aquella persona que ahora completaba mi vida. Que

llenaba el vacio de mi alma. Que me hacia sentir que este presente me

gustaba para siempre. Y en aquella tranquilidad de forma repentina sono su

celular.

-Hola papa-contesto mientras se levantaba rapidamente de la cama y se dirigia

a la sala. me levante tras el y lo observe desde la puerta de mi habitacion

dando vueltas mientras hablaba por el celular.

-Si, estoy en su casa-dijo mientras me observaba y le sonreia-jugando domino

como todos los martes-volvio a mirarme y mi sonrisa se borro, entre

rapidamente a la habiatcion para que no lo notase.¿Por que mentia? ¿Acaso

el mundo aun no estaba preparado para saber nuestro amor? ¿Le daba pena

decir ante la gente que era "su novia"? y comence a recordar la llamada que

tuve en la mañana con papa, yo tambien habia mentido y quizas por la misma

razon que el. Solo teniamos un dia de conocernos. Escuche su voz a lo lejos.

-Si papa, ya se que debo ir por ella, quedo en mandarme un mensaje al llegar a

la central de autobuses-¿Ella?....Angeles!! claro, lo habia olvidado. Llegaria

dentro de un par de horas.

-Yo tambien-lo escuche decir y el sonido de sus pasos se acercaba a la

habitacion, yo ya me encontraba acomodada en la cama y con el control en la

mano para seguir viendo nuestra ultima pelicula, solo quedaba media hora se

ella. Se acerco a mi y me beso tiernamente mientras sus dedos se enredaban

en mi cabello. Me abrazo y susurro a mi oido:

-No te molestes, ni te agobies, recuerda que aun no estan preparados-

-¿No estan preparados?-le conteste mientras retrocedia mi rostro se sus

labios y lo miraba fijamente a los ojos.

-Asi es Meg. Nuestros papas aun no estan preparados para decirles que sus

hijos adolescentes que tienen dos dias de conocerse estan perdidamente

enamorados-me dijo y volvio a besar mis labios. Le sonrei. ¿Por que siempre

sabia decir las palabras exactas que respondian a mis dudas? No lo podia

entender. Me sonrio y acaricio mi mejilla.

-Recuerda amor mio-me dijo mientras mordia sus labios- tu y yo solamente lo

sabemos y ya, no te insistas en intentar entender las cosas, solo dejalas fluir-y

nuevamente un beso hizo que las dudas desaparecieran. Es como si tuviera

una cierta magia en sus labios, en sus palabras que al momento de tocarme,

de besarme, hacian que las penas se fueran, que las dudas no me agobiaran,

que por instantes el mundo se detuviera solo para ver que el tiempo nos

tomase en cuenta a nosotros.



Se recosto de nuevo en mis piernas y terminamos de ver la pelicula y al

instante un mensaje llego a su celular. Me miro y puso un rostro de tristeza.

-Asi que supongo termino la velada-respondi

-Debo ir por ella-me dijo un poco desilusionado.

-Lo se tontuelo-le sonrei y bese la frente.

-Mañana a clases ¿no?-me miro mientras se levantaba de la cama.

-¿A tomar el rol de compañeros?-pregunte al no saber como actuar mañana.

-Supongo-me dijo dudoso mientras extendia su mano para levantarme de la

cama-hasta que el mundo se encuentre preparado y menos juicioso-

sonrio. Lo acompañe hasta la puerta. La llevia continuaba. Nuevamente un largo

beso se fundio en nuestros labios.

-Te quiero Megara-me dijo mientras me abrazaba por la cintura.

-Y yo a ti Adrian-respondi con la voz nerviosa.

-Creo que de ahora en adelante seremos inseparables-me dijo mientras

recorria unos mechones de cabello de mi frente.

-Inseparables hasta que amor nos lo permita-respondi. Se alejo de mi y me

envio un beso a lo lejos. Cerre la puerta. No lo podia creer. Lo queria, me

queria. Un enorme suspiro salio de mis pulmones.



me acerque al telefono y marque a papa para informarle que mañana

comenzaarian de nuevo las clases y que iria a visitarlo como habiamos

quedado. nuevamente lo engañe y comente que habia pasado la tarde viendo

peliculas sola en casa. No queria angustiarlo con la idea de que su pequeña

tenia casa sola y novio tan pronto. No abrian pasado mas de media hora

cuando volvieron a tocar la puerta. Estaba segura que era Angeles, asi que ni

decidi asomarme por la ventana.

-Hola Meg-

-Hola Angeles, me imaginaba que eras tu,pasa-

-Asi que este es el hogar de mi vecina-hablaba mientras caminaba y

examinaba mis cosas-pocas cosas pero muy acogedor-.

-Gracias-le dije mientras sonreia-¿Que tal tu viaje?-

-De lujo!-contesto contenta-ir a ver a mi tia Constanza es llenar mi closet de

ropa-movia muy alegremente unas cuantas bolsas que traia en sus manos.

-Que bien-respondi alegre.

-Y te traje un pequeño detalle-me dijo mientras revoloteaba una bolsa grande

roja.

-Oh Angeles no te hubieras molestado-pensaba que hoy habia recibido un par

de regalos y eso me hacia corresponderles moralmente con uno a cada uno de

ellos.

-Toma-me entrego una pequeña cajita-es como una reliquia familiar-me dijo.

La abri lentamente, contenia un relicario en forma de corazon, un hermoso

relicario plateado con su cadenita. Dentro de el un espacio para una foto y al otro lado una leyenda que decia alguna frase en griego que no supe descifrar:

Η τύχη μας έχει ενώσει για πάντα Me habia quedado sin palabras.

-Es lindo ¿no crees?-

-Es mas que eso Angeles, es... es realmente hermoso-seguia sorprendida por

el detalle-muchas gracias, creo que es demasiado, muchisimas gracias-

-Es solo una joya vieja de la familia Cota-contesto como si no valiese nada.

-Es increible, gracias. pero no crees que debe quedarse con tu familia, de

todas formas no tengo una fot que poner dentro de el-conteste un poco triste

al no poder mostrarle al mundo mi gran amor por Adrian.

-Bueno, era el relicario que mis padres usaban-contesto un poco triste-aparte

el primer relicario tiene un par de años que lo regale-una sonrisa se ilumino en

su rostro-es como si el relicario me dijera a quien regalarselo.

-¿Y por que tus padres dejaron de usarlos? Son hermosos-conteste mientras

seguia observando con detenimiento mi pequeño y valioso regalo.

-Toma asiento Meg-me dijo mientras suspiraba-la familia Cota es un gran

relato-



Ambas nos sentamos en el comedor y Angeles me conto su historia.

Hacia dos años atras sus papas habian fallecido en un accidente

automovilistico mientras venian de regreso de ver a un viejo conocido de

la familia. Ella se habia quedado como siempre con su tia Constanza y

precisamente aquela noche antes de que sus papas partieran a su viaje, le

entregaron ambos relicarios a Angeles. Le dijeron que podia hacer con ellos lo

que quisiera y que en el momento en que pensara en regalarselos su corazon le

daria una suficiente razon para saber alegri a los nuevos dueños de esos

relicarios.

-Es como si mis papas supieran que de regreso moririan-me dijo un poco triste.

Asi que desde el momento en que sus papas fallecieron. Quedo a cargo de su

tia Constanza, hermana de su mama y tambien hermana del Dr.Borella.

Ahora entendia la relacion de ellos y el por que eran primos.

-Asi que pase un largo año viviendo con la tia Constanza en lo que se veia

todas las situaciones "financieras" de mis padres-dijo con una voz de

frustacion-y si bien es lindo vacacionar con mi tia es un martirio vivir con ella-

rio a carcajadas.

Al año se entero que tenia un fidecomiso que sus papas habian creado para

ella. Asi que sin pensarlo mucho hablo con su tio Adrian y decidio mudarse a

Xalapa. Compro su departamento y termino sus estudios de Bachillerato aqui.

Estaba cerca de un familiar que se "hiciera responsable de ella" en lo que

cumplia su mayoria de edad y vivia en total libertad.

-Y esa es mi historia-sonrio al verme.

-No se que decirte-la mire un poco timida.

-Es facil-me sonrio-Que usaras ese relicario y que pronto le pondras una foto-

-Claro que lo usare-le conteste contenta-pero... ¿Puedo saber a quien le

regalaste el otro relicario?-

-Si-contesto mientras revoloteaba en otras bolsas-a mi primo Adrian-

-¿A Adrian?-respondi impactada.

-Asi es, senti exactamente lo que me dijeron mis padres, una simple y sencilla

corazonada, tal como la senti contigo-sonrio y siguio revoloteando.



Quizas nuestro destino si era estar juntos. Angeles habia sentido ambas

corazonadas. Ambos nos amabamos intensamente pero sobre todo ambos

pareciamos marcados por el destino, un destino que nos queria hacer

inseparables.

-¿Y que hiciste toda la tarde?-pregunto Angeles.

-Ver peliculas-sonrei-sabes el dia estuvo muy lluvioso-.

-¿No piensas enseñarme el resto de tu hogar?-comento Angeles mientras

observaba mi habitacion al fondo.

-Pasa, sabes que aqui eres completamente bienvenida-le dije mientras

señalaba a mi cuarto. Se levanto rapidamente de la silla y observo desde la

puerta todo.

-Muy acogedor-me dijo mientras seguia observando. Entro a la habiatacion. Yo

seguia sentada en el comedor observando el relicario. Cuando de pronto

escuche a Angeles gritarme:

-Megara!!! ¿En que momento pensabas decirme que Adrian estuvo aqui toso

el dia?-comentaba mientras caminaba hacia mi con los dvd´s.

-¿Como lo supiste?-pregunte nerviosa.

-Por esto-comenzo a poner los dvd´s en el comedor-estas son las favoritas de

Adrian-

-Bueno-conteste nerviosa-pense que el te comentaria cuando fuese por ti a la

central-una carcajada ruidosa salio de su boca.

-Son increibles- dijo moviendo la cabeza como insinuando un no- solo llevan un

par de dias de conocerse-

-Solo somos amigos Angeles-le dije seria.

-Claro-volvio a sonreir.

-Debo irme, tengo un monton de ropa que acomodar-comenzo a acomodar sus

bolsas en manos-sin embargo te dejo una tareita-sonrio picaronamente.

-¿Una tareita?-

-Si, mis padres decian que ese relicario guarda una gran historia. Que todos

aquellos que los tenian era por que el destino estaba marcado por los Dioses,

ya sabes cosas de griegos, puro bla bla bla-

-¿Y esa es mi tarea?-

-no querida, tu tarea es que busques la historia de esos relicarios-me dijo.

Se acerco a la puerta y salio. Mientras se despedia me dijo:

-Despues de que la leas deberias comentarsela a Adrian-comenzo a bajar

las escaleras-jaja solo amigos. Hoy me hiciste reir como nunca Meg-escuche

decir a lo lejos mientras bajaba las escaleras a su departamento.

-Mañana paso por ti para ir a la facultad-grite-Que descanses-.



Estaba decidida a buscar la historia, pero vi el reloj y eran las 22:30.

Mañana si habria clases asi que decidi dejar la busqueda para despues. Al fin

que con Angeles cerca no tendria tanto tiempo a solas con Adrian. Seriamos

nuevamente los tre amigos del "Club de los no queridos". Seria como el primer

dia de clases.

1 comentario:

Iris-twilight dijo...

No he leido todos los capítulos , solo he leido dos , pero tengo que decir que son una pasada estoy impresionada!! Te felicito GrEtTeLiTa. Un beso!!